Connect with us

Español

¿Es la marihuana la nueva solución para el embarazo?

Published

on

Study Suggests Cannabis During Pregnancy May Lead To Behavioral Problems

Con seis meses de embarazo, actualmente soy una de esas “pobres mujeres” cuya náuseas matutinas duran después del primer trimestre. Comenzó como un maremoto a las seis semanas y los poderes combinados de las pulseras de acupresión, la corteza de limón y el dulce de jengibre hicieron poco para ayudarme, sólo hacerme reír con decepción.

Completando el segundo trimestre, ya no  me molesta los que mencionan casualmente el kimchi o dejo de seguir a  alguien que se toma un selfie con su almuerzo. Sin embargo, las náuseas siguen siendo parte de mi vida diaria. Le he preguntado a todos los médicos, mamás y parteras que conozco acerca de los remedios y el consenso puede sorprenderle: pruebe el cannabis.

La conversación generalmente es así: “No se me permite oficialmente recomendar esto …” o “No lo escuchó de mi parte, pero …” seguido de un buen complemento de CDB o CDB con dosis bajas de THC.

El uso de cannabis para tratar las náuseas no es algo nuevo, las personas han recurrido a la marihuana para el alivio de la barriga durante décadas. Los médicos estadounidenses lo han recetado para la quimioterapia, el cáncer y las náuseas relacionadas con el SIDA desde los años 80 en forma de Marinol, una forma sintética de THC que todos parecen haber olvidado.

Marinol a veces incluso se prescribe a mujeres embarazadas para la hiperemesis gravídica, la forma extrema de náuseas matinales que padece Kate Middleton. La hiperemesis es una de las condiciones más peligrosas que hacen que la madre y el bebé pierdan peso y nutrientes vitales, lo que a menudo resulta en un aborto espontáneo o problemas de desarrollo. Las mujeres que sufren de esta condición grave y peligrosa tienen una probabilidad significativamente mayor de probar el cannabis mientras están embarazadas, aunque es probable que la duquesa de Cambridge no sea una de ellas (¿qué diría la reina?). Sin embargo, para algunos, una pequeña dosis de hierba es la diferencia entre una aversión a los alimentos que pone en peligro al feto y el repentino deseo de Doritos con Cool Whip.

Sin investigación en la que apoyarse, el uso de cannabis en el embarazo sigue siendo un tema que pocos quieren tocar.

El consenso en la comunidad médica es que la marihuana y el embarazo nunca deben mezclarse, a pesar de los estudios médicos que muestran que la “marihuana redujo significativamente las” náuseas “.  La razón es porque existen pocas investigaciones sobre la seguridad del cannabis para las mujeres embarazadas.

De hecho, la política del Colegio Americano de Obstetricia y Ginecología es que las mujeres no deben usar productos de cannabis durante el embarazo.punto. “Al igual que casi todos los demás medicamentos recetados y no recetados, no hay estudios que puedan garantizar que sea seguro”, dice la doctora Allison Hill,  una importante ginecóloga en Los Ángeles y autora de Your Pregnancy, Your Way: una guía para el embarazo natural y el parto.

La Doctora Hill señala que tampoco hay estudios que prueben que sea peligroso. “La investigación no muestra ningún aumento en el riesgo de defectos de nacimiento, parto prematuro, bajas tasas de natalidad, etc.”, dice ella. “Lo único que ha surgido ha sido un riesgo ligeramente mayor de problemas de conducta en los niños, aunque los estudios no son definitivos”.

Además, explica Hill, estos estudios son difíciles de interpretar debido a los muchos factores que también podrían estar provocando estos problemas de comportamiento. Por ejemplo, muchos de estos usuarios de marihuana también pueden estar fumando cigarrillos o consumiendo alcohol.

El problema es que nadie quiere probar drogas en mujeres embarazadas. E incluso si lo hacen, Big Pharma y sus cabilderos de Washington no dan la bienvenida a la competencia.

Los EE. UU. No consideran que el CBD sea seguro para el embarazo a pesar de numerosos estudios que afirman que: “No tiene ningún efecto sobre el desarrollo embrionario”.

Sin investigación en la que apoyarse, el uso de cannabis en el embarazo sigue siendo un tabú. Hill fue la único médico lo suficientemente valiente como para dejar constancia de que el uso del cannabis es un remedio para los dolores del embarazo. Por desgracia, la mayoría de los médicos no recetan cannabis por temor a ser criticados o demandados.

Elizabeth Bachner, partera y propietaria de Gracefull Birthing, el primer centro de maternidad acreditado de Los Ángeles, cree que el estigma está robando a las mujeres un alivio seguro y natural. “Tenemos una campaña de desprestigio que ha estado ocurriendo durante años y que toma todas las formas de cannabis (THC, THCA, CBD) y se agrupan como la misma clase de droga”.

Para referencia, THCA es la forma no activada, no psicoactiva de THC. Puede extraer el THCA de la planta mediante extracción en frío. “THCA es un medicamento maravilloso que recomiendan para el cáncer pediátrico”, dice Bachner. “Combinado con CBD sería una droga increíble, natural, no psicoactiva”.

EE. UU. No considera que la CDB sea segura para el embarazo a pesar de numerosos estudios, incluido uno de la Organización Mundial de la Salud que dice: “No tiene ningún efecto sobre el desarrollo embrionario”. Pero la CDB, el THCA y el THC se agrupan bajo el paraguas de cannabis y se tratan por igual. . Eso es como no diferenciar entre un vaso de vino y una caja de jugo de uva: todo es líquido de uva, ¿verdad?

La mayoría de las personas todavía piensan que cualquier forma de consumo de marihuana en el embarazo es equivalente al abuso infantil. Y para las compañías farmacéuticas, ese estigma puede ser lo único que impide que el cannabis derrote su reinado de la industria de las náuseas matutinas.

Zofran, el fármaco de las mañanas de larga duración, se ha encontrado recientemente en el centro de la controversia y los problemas legales después de que un estudio mostró una correlación entre el fármaco y los defectos congénitos del corazón.

“Hay que mirar el análisis de riesgo-beneficio”, dice Bachner. “¿Estás vomitando tanto que no puedes retener los alimentos? Si está poniendo en riesgo su cuerpo, está poniendo en riesgo a su bebé. ¿Es el CDB algo que puede comprar sin receta en Whole Foods que puede curarlo?

Para consternación de Bachner, su licencia de la junta médica no le permitirá sugerir CDB a clientes enfermos. Ella es una de un movimiento en crecimiento que exige investigación sobre el antiemético natural.

“El cannabis y la maternidad son un estigma envuelto en un tabú”, dice Keira Sumimoto, fundadora de Cannabis and Motherhood, una organización que pide una revolución del cannabis. (Tienen un popular grupo de Facebook del mismo nombre.)

Algunos pueden pensar que son un montón de drogadictos que no quieren renunciar a los bongs. Pero en realidad, estas son a menudo las mismas mamás que comen de manera orgánica y hacen yoga prenatal como si fuera su trabajo.

Eso no quiere decir que no haya gente por ahí que haya y vaya a abusar de la marihuana.. Pero decir que unas cuantas gotas de tintura de CBD es lo mismo que ingerir alimentos comestibles en dosis altas de THC es inexacto, y roba el alivio seguro a millones de mujeres.

“El cannabis y la maternidad es un estigma envuelto en tabú”.

Además, las náuseas no son el único problema en el que las mujeres embarazadas recurren al CBD, según Anna Kallinikos, una compañera de budtender en CCA, un dispenser ubicado sobre Gracefull Birthing. “[El CDB también ayuda con] la hinchazón de los pies y los tobillos, el insomnio y la ansiedad”, dice. “Es regenerativo, por lo que las personas también lo usan de forma tópica para las estrías. El CBD equilibra químicamente la mente, por lo que tiene sentido que encuentre alivio cuando sus hormonas estén a flor de piel. Una vez que [las madres embarazadas] lo prueban, siempre vuelven ”.

Aunque las dosis más altas de THC no se recomiendan para las mujeres, el uso de dosis bajas de cannabinoides psicoactivos no es nada nuevo. La Dra. Michele Ross, neurocientífica y autora de Vitamin Weed, explica que las personas a menudo olvidan que las mujeres embarazadas han consumido cannabis durante miles de años.


“En la India, hacen un té con [THC] que ayuda a aliviar las náuseas y el dolor del parto”, dice ella. “En el té, obtienen más THCA, que es mejor para las náuseas que el THC. THCA no cruza la barrera hematoencefálica, por lo que no te hace tener la sensación de euforia o high “.

Ross sueña con un día en que un cóctel de THCA / CBD / Vitamina B6 sea la nueva droga para las mañanas. Muchos en medicina están de acuerdo en que al menos deberíamos darle una oportunidad al cannabis, incluido la Dr. Hill, quien está de acuerdo en que usar algo natural es mejor que usar una droga sintética. “Con suerte, a medida que el consumo de cannabis se vuelva más común, tendremos más datos para que las mujeres puedan tomar decisiones informadas”, dice Hill.

Traducido por : Silvia Muñoz Campo

Trending