Connect with us

Español

Científicos encuentran que el compuesto de cannabis es más eficaz que la aspirina para aliviar el dolor.

Adam Drury

Published

on

Scientists Find Cannabis Compound More Effective Than Aspirin for Pain Relief

El reciente descubrimiento de cómo las plantas de cannabis los sintetizan podría transformar la forma en que tratamos el dolor.

A pesar de los cientos de compuestos que producen las plantas de cannabis sativa, solo dos cannabinoides (THC y CBD) han dominado las discusiones sobre las propiedades medicinales y terapéuticas del cannabis. Y por una buena razón. THCA y CBDA, las formas ácidas inactivas de THC y CBD, son los productos químicos más abundantes producidos por las plantas de cannabis, lo que los convierte en los más viables comercialmente y más fáciles de investigar. Los estudios que investigan las posibles aplicaciones médicas de estos cannabinoides continúan vinculando su eficacia terapéutica versátil con su capacidad para reducir la inflamación en todo el cuerpo. Pero la realidad es que el THC y el CBD no son los únicos compuestos con propiedades antiinflamatorias.

De hecho, es posible que ni siquiera sean los más potentes analgésicos que ofrece el cannabis. Ese honor en realidad podría pertenecer a una familia diferente de compuestos de cannabis: los flavonoides. Es posible que haya oído hablar de los flavonoides antes, si alguna vez ha investigado los beneficios para la salud de ciertos “súper alimentos”. Varios estudios han demostrado que los flavonoides de las plantas ofrecen a los humanos (y otros animales) propiedades antioxidantes, anticancerígenas y neuroprotectoras.

Pero identificar los beneficios para la salud de los flavonoides de cannabis es solo una parte de la ecuación. La otra parte es hacer medicamentos con ellos. Y el hecho de que los flavonoides existen en cantidades tan bajas en las plantas de cannabis hace que el siguiente paso sea particularmente difícil. Sin embargo, gracias a un reciente y emocionante avance, los investigadores han descubierto cómo las plantas de cannabis producen esos compuestos analgésicos, lo que significa que los fabricantes de medicamentos están un paso más cerca de desarrollar lo que podrían ser los medicamentos para el alivio del dolor más seguros y efectivos de la historia.

Conozca Cannflavin A y Cannflavin B: ¿Los analgésicos más potentes del cannabis?

Además de THC, CBD y otros cannabinoides importantes, las plantas de cannabis producen una gran cantidad de químicos especializados que los investigadores creen que contribuyen a la sorprendente variedad de usos médicos y terapéuticos de la planta. De esos productos químicos, un grupo en particular parece producir efectos antiinflamatorios sustanciales en animales. Los científicos llaman a ese grupo “flavonoides”.

Los flavonoides existen en prácticamente todas las plantas. Pero en 1981, los investigadores descubrieron dos flavonoides que son específicos de Cannabis sativa. Sus nombres son cannflavina A y cannflavina B, e inmediatamente provocaron una ola de interés entre los investigadores de plantas. En un estudio de 1985, los investigadores encontraron que las cannflavinas A y B proporcionaban beneficios antiinflamatorios que eran aproximadamente treinta veces más efectivos que la aspirina. Así es, treinta veces más efectivo que uno de los analgésicos de venta libre más comunes.

Casi dos décadas más tarde, en 2014, los investigadores publicaron un estudio que explicaba esa efectividad mejor que la aspirina. Encontraron que las cannflavinas A y B trabajaron para bloquear la producción de dos sustancias químicas que promueven la inflamación en las células animales. Pero a pesar de estos importantes hallazgos, casi nadie prestaba atención a cómo Cannabis sativa sintetizaba estas cannflavinas no psicoactivas. Excepto, es decir, para un equipo de investigadores de la Universidad de Guelph en Canadá.

Avance en la investigación podrían revolucionar los medicamentos para aliviar el dolor

Ahora que las barreras para la investigación del cannabis están cayendo tras la expansión de la legalización, los investigadores están más capacitados que nunca para explorar las vastas incógnitas de Cannabis sativa. En comparación con nuestra comprensión de otras plantas y sus propiedades medicinales, nuestro conocimiento del cannabis está muy por detrás. Durante décadas, los investigadores han estado estudiando los beneficios de los flavonoides y cómo las producen las diferentes plantas. Pero recién ahora estamos empezando a comprender las vías metabólicas únicas y complejas que le dan a el cannabis tal potencial farmacológico.

Y uno de los avances recientes más importantes en ese campo de investigación es el esclarecimiento de la vía biosintética de la cannflavina A y B. En otras palabras, los investigadores finalmente tuvieron la oportunidad de descubrir cómo las plantas de cannabis hacen que estas plantas sean más potentes que la aspirina. compuestos. Y ellos hicieron exactamente eso.

A continuación, por supuesto, presentaron una patente. Y después de eso, la compañía de cannabis medicinal Anahit International obtuvo la licencia para comenzar a explorar cómo producir productos comerciales para el alivio del dolor con las cannflavinas A y B. Tales medicamentos podrían transformar completamente la forma en que tratamos el dolor. “Lo interesante de las moléculas en el cannabis es que realmente detienen la inflamación en la fuente”, dijo Tariq Akhtar, Profesor Asistente de Biología Molecular y Celular de la Universidad de Guelph y coautor del estudio que descubrió cómo las plantas de cannabis producen cannflavins A y B. “Y la mayoría de los productos naturales no tienen la toxicidad asociada con los medicamentos de venta libre para aliviar el dolor”.

Cannabis: mejor que la aspirina, más seguro que la aspirina.

En medio de la devastación en curso de la crisis de los opioides, encontrar un medicamento alternativo viable para el dolor sin los riesgos y los efectos secundarios perjudiciales de muchos medicamentos recetados para el dolor es un desafío urgente que enfrenta la industria de la salud. Pero incluso los analgésicos de venta libre, como la aspirina, el ibuprofeno y el paracetamol, cuando se usan diariamente o en combinación con alcohol, pueden provocar enfermedades renales, problemas estomacales y hepáticos. Las cannflavinas, por lo que sabemos, no dañan los órganos; más bien, tratan la inflamación en la fuente. Y según la investigación disponible, lo hacen de forma más segura y eficaz que la aspirina.

Traducido por: Silvia Muñoz Campo

Trending